27 ene. 2010

Simples versos.

Déjame huir, el silencio me llama,

Amarte jamás dio pereza,
No se odia a quien se ama,
Y aquí te espero yo, en esta cárcel de maleza.


La espera se hizo eterna,
Más ansío una sonrisa,
En esta, mi caverna,
Ráfaga como una brisa.

El invierno ha llegado,
Tras mil sonrisas,
Aquella luz ya se ha apagado,
Se fue la brisa.

La luz del crepúsculo,
Me ilumina cual lucero,
Como en un zulo,
En este mi gujero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario