10 jun. 2011

El amor es el odio que baja por la garganta, que desemboca en el estómago de los pensamientos y cuando llega a los intestinos se deshace sin más.

Deja en una esquina a la razón, escondida entre miradas, y ven conmigo al paraíso de la imaginación, te daré mil besos y te prestaré mis caricias para que las guardes en el cajón donde guardas el perfume de nuestros cuerpos desnudos entregándose al amor una noche más.
Despiértame con un susurro, abandona tu cuerpo, sumérgete en mi pecado.
Ámame una vez más.