31 dic. 2009

Ya no siento nada...

Es tanto lo que siento al ver tu sonrisa transparente entre días de lluvia bajo la soledad de tu cuarto, que no me explico como pude dejar de mirarte un solo segundo, el mismo segundo que escondí por miedo a perderlo.
Son tantas cosas las que siento al besarte, que no me explico como pude dejar de hacerlo un solo instante, el mismo instante por el que cada día me arrepiento.
Es tanto lo que deseo volver a verte, que no explico mi ignorancia al decir que no te amo, el mismo deseo que no deseo tener de nuevo, pues tu ausencia me destroza por dentro.
Es tan grande el dolor de saber que no me amas, que no me explico como sigo amandote de tal manera que llegué a odiarme, el mismo odio que se encierra en las paredes de mi cuarto para no dejarme salir de esta carcel de celos.
Sin celos no hay amor.

2 comentarios: