16 jun. 2010

.

Es real, puedo hacerlo real.
                                    

Encapsulo sus palabras y las guardo en mis labios, de donde no quiero que salgan por miedo a perderlas para siempre. Mis sentimientos me hacen cosquillas, como mariposas en mi estómago, y es donde quiero que se queden. Juego con sus palabras, las manipulo, las llevo y las traigo, las modifico, las cambio. Las dejo aquí y allí, las recojo, les doy forma, les aplico otros sentidos. Las aborrezco.
Ya no son palabras, ahora tan solo son recuerdos.

Es real, sé que es real.

Recojo sus palabras del suelo, donde las dejé la última vez, me he aburrido de jugar con otras palabras. Quiero sus palabras, pero ya no dice nada, dejó de sentir, ya no dice palabras. Yo quiero escuchar sus palabras de nuevo, pero permanece en silencio. Yo no quería jugar con sus palabras, tan solo me divertía, como cualquier niña. Ahora ya no dice nada, ya no dijo nada, no dirá nada...
Ya no son palabras, ahora tan solo son recuerdos.

No es real, no puedo hacerlo real.


No hay comentarios:

Publicar un comentario